Voy a aprender a no tenerte tan cerca de mi mente.

Voy a aprender a no volver a la misma casa, porque sé que duermo mal y me despiertan tus gritos.

Voy a aprender a no abrazar tus manos cuando mi cuerpo duela, porque tus manos me dan más dolor.

Voy a aprender a controlar mi voz para que no salga de mis ruinas. Para que quede en mis sueños y no me despierte de noche.

Voy a aprender a no verte, a no tener tus palabras en mi mente en cada paso que doy. Voy a tener mis propias palabras, voy a formar mis propias oraciones. Lejos de vos. O cerca pero que no importe. Que no importe tu voz.

Y voy a aprender a no escucharte. A pasar los sonidos como si fuesen sólo polvo que limpiar del piso de mi hogar. Porque ahora tengo un hogar. Y vos no estás ahí. Y ya no te escucharé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s