Me cansaron tus llamadas amables. Tratandome como infante. Llorando como madre. Me cansaron tus sonrisas falsas que se quiebran cada vez que quiero caminar siguiendo mi propia flecha. Y me cansó tu hipocresía. Me cansó lo que ocultas y me cansó lo que mostras. Porque estoy cansado y mi cuerpo no soporta más balas disfrazadas de flores. Y tener que sonreír y asentir porque no me están traspasando las costillas. Me cansé de tu idea de mí y de mi idea de vos. Me cansé de nuestra idea. Me cansé de que imagines por mí lo que es mi propia fantasía. Cansado y enojado. Sin razón. O con toda la que haya en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s