Sin palabras.

No lo puedo decir todavía, porque nunca es el momento correcto. No puedo callar pero tampoco puedo expulsar lo que cada respiración profunda me dice.

No es el momento. Porque lo que tengo para decir desata un tsunami. Porque lo que tengo para decir desata un caos que nunca supe cómo controlar. Quizás el caos no se controla y quizás las palabras no se guardan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s